Mejores neveras portátiles para camping TOP 5 2020

Las neveras para camping son una de las piezas más importante para una aventura al aire libre. Ya sea que almacenes comida para un viaje de campamento de una semana o simplemente quieres mantener las bebidas frías para una barbacoa en el patio trasero, el refrigerador es el equipo que más utilizamos.

Aunque son fáciles de encontrar, las características y los costos varían enormemente. Vale la pena dedicar tiempo y esfuerzo para elegir un refrigerador con las características más importantes para ti.

Sin embargo, ante tantos modelos y marcas, encontrar una nevera portátil verdaderamente efectiva, práctica y duradera puede ser difícil. No te preocupes, hemos hecho el trabajo duro por ti. Aquí están las 5 mejores neveras portátiles para camping del mercado junto con una guía para elegir la mejor para ti.

Las Mejores neveras para camping – Reseña

1. Yeti Tundra 45 – La mejor nevera para camping

La Mejor nevera para camping

Especificaciones

 Tipo: Rígida

 Capacidad: 37 cuartos

Peso: 10.4 kg

 

En el mundo de las neveras portátiles, Yeti ha sido pionero en el concepto de gama alta y la Tundra es su modelo más vendido y versátil. Hemos elegido al la Tundra 45 como la mejor nevera para camping porque tienes todas los características que buscamos en una buena nevera: capacidades superiores de enfriamiento y retención de hielo con una construcción gruesa, excelente durabilidad, cierres seguros y múltiples ranuras de amarre para asegurarla fácilmente en un barco o en la parte d atrás de tu auto. El Tundra 45 es nuestro refrigerador favorito para todo, desde acampar en automóvil hasta viajes por carretera y largos días en el agua.

Nuestro principal inconveniente con este modelo es el precio. Este refrigerador es más caro que los modelos comparables de otras marcas premium. Además, el «45» en el nombre de la Tundra es poco apropiado: con sus paredes de 2 pulgadas de grosor, la capacidad termina siendo aproximadamente de 37 cuartos. Pagarás una prima por la marca, pero la Tundra tiene un excelente historial de rendimiento y durabilidad y está a la altura de las expectativas.

Lo que nos gusta

Durable

Excelente aislamiento

Excelente sistema de cierre

Lo que no nos gusta

Costosa

 

2. Coleman 70 Qt Xtreme – La nevera para camping más barata

Mejores neveras para camping coleman

Especificaciones

 Tipo: Rígida

 Capacidad: 68 cuartos

Peso: 5.3 kg

 

A pesar de no ser un refrigerador de alta gama, el Coleman Xtreme 70qt ofrece un buen rendimiento. Con un costo de menos de una cuarta parte que la mayoría de la competencia, no deja de brindar un aislamiento decente y una usabilidad bastante buena. Es un diseño simple y clásico que funciona. Además de ser un refrigerador que cuenta con la mayor capacidad de nuestra revisión, también es uno de los más ligeros. No es hermético, a prueba de fugas, con cerradura o particularmente duradero, pero puedes pasar un buen fin de semana sin romper la alcancía en el proceso.

En caso de que busques algo más pequeño, puedes echarle un vistazo al modelo con ruedas de 50 cuartos

Lo que nos gusta

Ligero

Buen aislamiento

Barato

Espacioso

Lo que no nos gusta

No muy durable

No es hermético

 

3. Hydro Flask 22 L Insulated – La mejor nevera para mochileros

Mejores neveras portátiles para camping Hydro Flesk

Especificaciones

 Tipo: Suave/Mochila

 Capacidad: 23.3 cuartos

Peso: 1.36 kg

 

 

 

 

 

 

La Hydro Flask’s 22 es una nevera suave estilo mochila con correas acolchadas para los hombros, con buen aislamiento que debe mantener la comida y las bebidas frías durante uno o dos días, también posee tapas anchas para un fácil acceso y tres bolsillos exteriores: dos bolsillos con cremallera para objetos de valor y un bolsillo de malla lateral en el que puedes guardar una botella de agua de tamaño estándar, una característica muy útil ya que no tienes que pensar dónde guardar artículos adicionales.

Lo que no nos gusta del Hydro Flask es que, carece de una correa para la cintura, lo que hace que sea difícil transportarlo durante largas distancias cuando llevas bebidas y alimentos. Dicho esto, si solo planeas caminar distancias más cortas, el Hydro Flask es un refrigerador de mochila bien construido, ligero y cómodo.

Lo que nos gusta

Diseño aerodinámico

Ligero

Cómodo

Tres bolsillos externos

Lo que no nos gusta

No tiene correa para la cintura

 

4. Igloo BMX 52

Mejores neveras para acampar Igloo

Especificaciones

 Tipo: Rígida

 Capacidad: 52 cuartos

Peso: 7.41 kg

 

 

 

 

Este refrigerador es moderadamente resistente, con un aislamiento duradero, un peso relativamente bajo y un costo que es una fracción de la competencia. El Igloo BMX 50 no es la opción más resistente que existe, pero es más grande de lo que esperábamos en el interior y es fácil de transportar, incluso cuando está cargado con bebidas. Aunque, carece de un sello hermético, lo que pierde algunos puntos en el aislamiento, y los pestillos de goma pueden engancharse contra la pierna si lo llevas al revés.

Lo que nos gusta

Ligero

Buen aislamiento

Buen precio

Durable

Lo que no nos gusta

No tiene un buen sellado

La bisagras no son muy resistentes

 

5. Dometic CFX3 35 

Mejores neveras portátiles para acampar Dometic

Especificaciones

 Tipo: Rígida/Electrico

 Capacidad: 38 cuartos

Peso: 16.7 kg

 

La Dometic CFX3 35 es la única nevera portátil eléctrica que está en nuestra lista, y eso es simplemente porque la mayoría de nosotros no tenemos acceso a una fuente de energía regular en nuestras aventuras. A diferencia de todos los otros tipos de neveras para camping, las eléctricas no requieren hielo, lo que quiere decir que puedes aprovechar al máximo el interior, ya que, el hielo generalmente ocupa la mitad del espacio o más. Algunas de las características que más nos atraen de este modelo son: el poder monitorear la temperatura a través de una aplicación móvil y la opción de funcionar con energía solar. Desde cerveza hasta el helado, el Dometic CFX 35 puede enfriar o congelar tanto como el refrigerador de tu casa.

Hay una buena cantidad de sacrificios que haces optando por un refrigerador eléctrico. A parte de necesitar una fuente de electricidad casi constante, el Dometic CFX3 y modelos similares son increíblemente caros. Además, si planeas aventurar fuera de tu vehículo, es probable que necesites un refrigerador adicional suave o rígido para llevarlo contigo. Al final, el Dometic  es un objeto limitado para la mayoría de los entusiastas del aire libre, pero a medida que más y más trabajos se vuelven remotos, no podemos evitar pensar que la vida en una furgoneta empezará a tomar impulso.

Lo que nos gusta

No necesitas hielo

Es posible ajustar la temperatura desde el teléfono

Lo que no nos gusta

Muy Costosa

Necesitas una fuente de energía casi constante

Mejores neveras para camping – Tabla Comparativa

 
Nombre
Tipo
Capacidad
Peso
Yeti Tundra 45
Rígida
37 cuartos
10.4 kg
Coleman 70 Qt Xtreme
Rígida
68 cuartos
5.3 kg
Hydro Flask 22 L Insulated
Suave/Mochila
23.3 cuartos
1.36 kg
Igloo BMX 52
Rígida
52 cuartos
7.41 kg
Dometic CFX3 35 
Rígida/Eléctrica
38 cuartos
16.7 kg

¿Cómo elegir la mejor nevera para camping?

Tipos de neveras

Neveras rígidas

La mayoría de los campistas prefieren un modelo rígido, ya que, ofrece los niveles más altos de durabilidad y aislamiento que cualquier otra. En cuanto a precio, es muy variado, puedes conseguir modelos orientados al presupuesto como la Coleman Xtreme 5 hasta diseños premium como la Yeti Tundra, pero todas incluyen características comunes, como un tapón de drenaje en la parte inferior para sacar el hielo derretido, la tapa superior con un buen sello (los modelos más caros incluyen pestillos) , y asas para llevar.

Las neveras rígidas son pesadas (a menudo más de 10 kg para una de 45 cuartos) y voluminosas. La buena noticia es que deberían durar muchos años. Por otra parte, ael islamiento es bastante notable: en condiciones favorables, las de alta gama pueden mantener frías las comidas y bebidas durante cinco días o más, e incluso las opciones más baratas pueden funcionar bien para las aventuras rápidas de fin de semana.

Neveras Suaves

Si no vas a necesitar los alimentos y las bebidas fríos para una semana, un refrigerador suave puede ser una alternativa viable. Estos modelos no cuentan con la misma retención de hielo que los refrigeradores rígidos, a menudo de dos a cuatro días, pero generalmente pesan alrededor de 2 kg menos, son más portátiles y son mucho más baratos.  Son ideales para usos personales, como ir de excursión a almorzar a la cima de un pico, llevar refrigerios o cervezas frías para una barbacoa. Sin embargo, además de ofrecer un menor aislamiento, las neveras suaves son menos duraderas que su contraparte rígida y, con frecuencia, solo se consiguen en capacidades pequeñas.

Neveras para mochileros

Para lo último en portabilidad, las neveras suaves estilo mochila son lo mejor para ti. Estos diseños se basan en gran medida en las mochilas para camping, que comparten características como correas para los hombros, paneles traseros acolchados y bolsillos externos.

Al igual que los tradicionales refrigeradores suaves, los modelos de mochila son livianos, fáciles de transportar y empacar cuando no están en uso, pero carecen del poder aislante de los rígidos. Aunque, la mejor retención de hielo de su tipo la tiene el Hydro Flask 22 L Insulated, que aguanta hasta 2 días.

En general, este tipo de neveras portátil son bastante caras teniendo en cuenta su modesta capacidad de almacenamiento y su rendimiento general. Pero si llegar al lugar de acampada implica caminar más de una milla o dos, puede valer la pena.

Neveras Eléctricas

El nicho de neveras eléctricas es pequeño pero en crecimiento, va dirigido directamente a las personas que viven en una camioneta o se trasladan por tierra. En primer lugar, la desventaja más evidente es la necesidad de una fuente de energía semi-regular.

En segundo lugar, el precio y la falta de versatilidad (no puedes arrastrar un refrigerador eléctrico a tu campamento y esperar tu comida se mantenga fría por mucho tiempo). No obstante, si planeas usarla como tu refrigeración principal en un vehículo, creemos que es la mejor opción para ti.

Este tipo de neveras no necesitan hielo, usan energía para mantener el contenido frío, lo que le permite utilizar toda su capacidad. Y algunos modelos, como el Dometic CFX3 35, también se conectan a una aplicación que le permite controlar la temperatura de forma remota.

Tamaño y capacidad

Hay algunas consideraciones a tener en cuenta con respecto al tamaño. Es importante mencionar que no todos los enfriadores miden la capacidad interna de la misma manera. Algunos usan latas como una unidad de medida, mientras que otros usan litros, cuartos de galones.

Dicho esto, los cuartos de galón  es la medida más usada por la mayoría de los fabricantes, y hemos utilizado esa forma de medición a lo largo de este artículo (cuando está disponible).

Nota: No te dejes engañar por el número en el nombre de un producto. El Yeti Tundra 45, por ejemplo, solo cuenta con una capacidad de 40 cuartos una vez que se tienen en cuenta sus gruesos muros.

Pequeña: 10-35 cuartos

Si viajas sin compañía o la portabilidad es una prioridad, una nevera pequeña podría ser una buena opción. Con un capacidad mínima, espera colocar una pequeña cantidad de hielo, algunas bebidas y una comida, mientras que los refrigeradores de 35 cuartos pueden contener lo suficiente durante uno o dos días.

Medio: 35-55 cuartos

Este tamaño ofrece un modelo de uso múltiple: son lo suficientemente compactos como para apretarlos en el baúl de un automóvil o en la cama de un camión, por lo general, pueden ser transportados por una sola persona y ocupan mucho espacio en un bote o balsa.

Creemos que los refrigeradores de 35, 40 o 45 cuartos son suficientes para grupos de dos a tres durante un par de días. Si tu grupo supera eso,  recomendamos aumentar la capacidad hasta 55 cuartos o más por el mismo período de tiempo. Y si tu aventura de extenderá aun más o viajas con un grupo grande, querrás ver los tamaños más grandes de acá abajo.

Grande: 55-75 cuartos

Retomando lo anterior, si te vas con dos o más personas durante varios días, vale la pena llevar una nevera grande. Es cierto que es muy probable que necesites una segunda persona que te ayude a transportarla hacia y desde el automóvil, pero la principal ventaja es el suficiente espacio para utilizar una proporción 2:1 de hielo-alimentos para maximizar el rendimiento (detallamos esto más abajo).

Retención del hielo y Capacidad de enfriamiento

En primer lugar, los factores externos juegan un papel muy importante en la retención del hielo. La temperatura del aire tiene un gran impacto, al igual que el sol directo, y la cantidad de hielo que se usa (la mayoría de las marcas recomiendan una proporción de hielo- alimento de 2: 1). También importa con qué frecuencia se abre la tapa, permitiendo así que salga el aire frío y el aire caliente entre.

La mayoría de los fabricantes de neveras portátiles proporcionan una especificación de «retención de hielo» en sus productos. Aunque, siempre tomamos las especificaciones proporcionadas por el fabricante con cuidado, porque no hay una prueba estandarizada establecida aquí.

En la práctica, la mayoría de los tiempos de retención de hielo nos parecen bastante inflados, tal vez debido a que al momento de realizar la pruebas las condiciones son extremadamente favorables (por ejemplo, almacenar el refrigerador dentro con la tapa cerrada a temperaturas frías). Creemos que debes esperar obtener aproximadamente la mitad del tiempo de retención de hielo en las especificaciones en el uso del mundo real, más o menos según tus circunstancias específicas.

Sistema de cierre

El sistema de cierre de una nevera portátil para camping es una de las características más determinantes de un modelo premium y desempeña un papel importante en el rendimiento general de la capacidad de enfriamiento.

Entre las neveras rígidas de alta gama, normalmente encontrarás dos manijas de goma en forma de T a lo largo del frente que ayudará a mantener la tapa bloqueada de forma segura. Estas manijas son bastante fáciles de usar, extremadamente fuertes y minimizan las aberturas para que escape el aire frío. Los modelos más baratos como el Coleman Xtreme obvian a los pestillos por completo y confían en un buen ajuste entre la tapa y el cuerpo del refrigerador. Esto da como resultado un rendimiento de aislamiento reducido y, por lo tanto, debes vigilar la tapa para asegurarte de que no se suelte o se caiga en el camino.

En el caso de las neveras suaves y de mochilas, suelen usar cremalleras reforzadas y corpulentas. Modelos como el Hydro Flask tienen cremalleras largas hacia la parte superior que brindan un fácil acceso a alimentos y bebidas. También son a prueba de fugas para garantizar que el agua o el hielo no se derrame accidentalmente si el refrigerador se vuelca.

Sistema de drenaje

Todos las neveras rígidas de nuestra lista tienen sistemas de drenaje que te ayudarán a vaciar el agua una vez que el hielo se haya derretido. Por lo general, vienen en forma de un tapón de rosca en la base del refrigerador, simplemente debes quitarlo y dejar que salga el agua.

Por otro lado, si  prefieres un refrigerador suave o de estilo mochila, varios diseños tienen unidades separadas que se pueden quitar para facilitar el drenaje y la limpieza. Otros requieren que lo inclines y para sacar el agua, pero el proceso es bastante fácil gracias a su tamaño compacto y peso ligero.

¿Qué tipo de hielo usar?

El tipo de hielo que uses tendrá un gran impacto en la cantidad que puedes almacenar y cuánto tiempo permanecerá frío.

El hielo triturado o picado es el fácil de conseguir; puedes encontrarlo en la mayoría de las estaciones de servicio y supermercados a un precio bastante económico. La principal ventaja es que puedes llenar fácilmente los espacios entre los alimentos y las bebidas, enfriándolos de manera rápida y eficiente. Le principal desventaja, el hielo picado también es el más rápido en derretirse y es probable que debas reemplazarlo con bastante frecuencia.

Los cubos de hielo, por otro lado, tardan mucho más en derretirse que el hielo picado. Sin embargo, son voluminosos y ocupan mucho espacio, ya que no se ajustan a tu comida y latas. Si tenemos suficiente espacio, nuestro método favorito es usar hielo picado  y en cubos juntos.

Como última opción, está el hielo seco. Dado que el hielo seco es dióxido de carbono congelado, pasa directamente de un estado sólido a uno gaseoso, lo que significa que no hay agua con la que lidiar a medida que se derrite. No obstante, el hielo seco puede ser peligroso al tocarlo (te recomendamos usar guantes gruesos para evitar la congelación), no dura mucho y muchos enfriadores ni siquiera están clasificados para manejarlo.

Consejos maximizar la eficiencia del aislamiento

Paso 1: Pre-enfríar la nevera. Dejar tu nevera para camping durante un día más o menos en un lugar frío o en el aire acondicionado la noche antes de que planees empacar, esta será de mucha ayuda. Si eso no es posible, considera comprar una bolsa de hielo «de sacrificio» para enfriarla antes de usarla, y luego asegúrate de tirar toda esa agua helada derretida antes de colocar todos los alimentos y bebidas.

Paso 2: Pre-enfría el contenido. Todo lo que vas a colocar en la nevera portátil debe pasar varias horas (preferiblemente durante la noche) en tu refrigerador de antemano. Si estás planeando un viaje más extenso, considera congelar ciertos artículos que no usarás hasta más adelante en el viaje (como las ricas hamburguesas del Día 4), o cosas que pueden utilizarse fácilmente congeladas (como el queso rallado).

Paso 3. Empaca una proporción de hielo-comida de 2:1. Una vez que hayas elegido el tipo de hielo que vas a usar, llena ⅔ del refrigerador de hielo para que dure, especialmente si está usando cubitos de hielo regulares.

Paso 4: Mantenla bajo la sombra. Sabemos que esto suena muy obvio, pero es fácil de olvidar ya que el sol cambia de posición durante todo el día. Dentro de tu automóvil no cuenta como sombra. También es importante tener en cuenta la temperatura de la superficie en la que está colocada la nevera, ya que se irradiará hacia el fondo de esta y derretirá prematuramente el contenido. Es mejor evitar la arena caliente y el asfalto, aunque el cemento frío o el pasto pueden ayudar.

Paso 5: Minimiza el tiempo que la nevera está abierta. Esta es otra cosa que suena obvia pero puede ser un desafío. Ya sea que su amigo busque la última botella o que tu niño pequeño juegue con cosas mientras le das la espalda, es fácil dejar la tapa abierta. En su lugar, intenta abrir la tapa menos veces y hacerlo cuando el día sea más frío. Cualquier forma en que puedas reducir el tiempo que la tapa está abierta será más tiempo hasta que desaparezca el último cubo de hielo.

 


 

¿Qué te pareció nuestra guía?

¿Cuál es tu favorita?

¿Nos faltó alguna?

Exprésate en la caja de comentarios

 

 

 

Imagen cortesía: hiconsumption.com

Deja una respuesta